Por Hiro Ramos

Foto: Prensa
Si deseas escuchar la entrevista completa, dale play a este audio

Alicia Olivares no va a parar hasta que las artistas afroperuanas reciban la representación y el reconocimiento que merecen. La actriz, productora y fundadora de Ébano Teatro ha llegado incluso a reunirse con mujeres como ella, pues cree que la unidad es vital para lograr los cambios necesarios en la industria que tanto ama. Con motivo de la celebración del Día de la Actriz el 26 de agosto, la dramaturga se reunió con La Antígona para narrar su experiencia en Mujeres Afro en Escena, además de explicar los problemas de representación en la industria teatral y el papel del Estado y de la sociedad en solventarlos. 

En un país en el que el teatro hegemónico y comercial solo incluye a cierto grupo de actores, propuestas como las de Alicia Olivares logran saciar las ansias de un teatro diverso e inclusivo.

¿Cómo surgió Ébano como proyecto? ¿Cómo cree que ha ayudado a actrices afroperuanas y sus carreras?

Se crea como una productora teatral para generar proyectos con actores afrodescendientes y producir obras de teatro tanto de actores internacionales como nacionales. Esta falta de dramaturgas afroperuanas hace que me vea en la necesidad de buscar autores de afuera. He realizado la producción ejecutiva de Al Otro Lado de la Cerca y Ropa Íntima. A partir de ahí se desprende el proyecto Mujeres Afro en Escena.

¿Y a usted, cómo le ha cambiado la vida tanto Ébano como Mujeres Afro en Escena?

Definitivamente me ha cambiado la vida. Si en su momento cuando fundé Ébano Teatro me sentía sola, en este encuentro de Mujeres Afro en Escena me he sentido acompañada de muchas mujeres que comparten las mismas problemáticas que vivimos las artistas. Problemáticas como la falta de espacios, oportunidades para artistas afroperuanos y la autogestión. Estas mujeres emprenden sus propios proyectos, por lo que me he sentido identificada con cada una de ellas, además de fortalecida y acompañada. Es bonito como algo colectivo. De algo que empezó como algo personal y se volvió colectivo.

¿Qué tan importante es tener a mujeres afroperuanas también detrás de cada pieza teatral?

Es vital que estas mujeres sean líderes de toma de decisiones. Al ver una mayor representación de mujeres afro como directoras, productoras o gestoras, se da una apertura para que puedan ingresar otras. Actualmente, aterrizándonos al contexto peruano y hablando de mujeres afro creadoras, hay muy poca representación de artistas afroperuanas en el sector escénico, y ni hablar de lo audiovisual. Si me dices un nombre referente de este último sector tenemos Una Chica Afroperuana, cuya directora es Natalia Barrera. 

Ella se proyecta como productora y directora audiovisual. Yo la admiro mucho porque es muy talentosa, muy creativa. Justamente con Una Chica Afroperuana se ha unido como coproducción Ébano Teatro porque tenemos proyectos a realizar a futuro, que es incentivar la participación de artistas afroperuanos en proyectos audiovisuales. Esperamos conseguir la ayuda y las colaboraciones necesarias para poder financiar estos proyectos que tenemos en mira. 

En el teatro comercial, con mayor recaudación, hay una clara ausencia de actrices afroperuanas, ¿Qué considera que se puede hacer para combatir este problema?

Es un tema que hay que cortar de raíz. Yo tengo una preparación de actriz, y nos preparan para interpretar distintos personajes, muy al margen de tu raza. Yo sueño que algún día nosotros los actores podamos interpretar cualquier personaje y no sea un tema de perfil. El personaje es un ser humano que va a transmitir sentimientos, y si la historia está bien contada y bien escrita la interpretación del buen actor va a hacer que esto sea mágico. Esto va desde las escuelas, la academia, el hogar, las familias a no marcar estas diferencias. Desde que nacemos tenemos los mismos derechos, es la sociedad la que nos coloca en distintos escenarios. 

Hay que trabajar desde uno mismo y cambiar el actuar. Lo que se está logrando ahora, y justamente cuando estábamos en el conversatorio de mujeres afro creadoras, ellas mencionaban que era la primera vez que veían un proyecto de extraordinarias afroperuanas. ¿De dónde habían salido tantas representantes de lo artístico? Sí tenemos mujeres representantes, pero como no se generan estos espacios de encuentro, no nos conocemos. Nace para unirnos, fortalecernos y cambiar. También juega aquí un papel importantísimo el Estado. Con sus políticas deben fomentar y promover. Al igual, la sociedad civil y la empresa privada deben apoyar proyectos inclusivos y con mayor diversidad. El día que empecemos a mirarnos a todos con las mismas posibilidades, con los mismos derechos, vamos a transformar las realidades que vivimos ahora. 

¿Qué puede hacer el público en general para promover un consumo de teatro menos hegemónico?

Creo que el público peruano no tiene la cultura de ir al teatro. ¿Se ha avanzado un poco? Sí. Pero no tenemos esa necesidad cultural. Nuestra cultura es más de ir a conciertos, estamos más ligados a la música. Los teatros hacen demasiados esfuerzos para solventar las temporadas. Si no fuera por la colaboración y auspicios de las empresas privadas, muchos de ellos no podrían sostenerse. 

Un proyecto no se subvenciona solamente con las entradas. Por eso, el papel importante de las escuelas es que los profesores deben inculcar a los jóvenes adolescentes a que vayan al teatro. De esa manera se va haciendo un hábito, así como ir al cine. Los principales agentes serían los colegios, las universidades, los profesores. A mí me gustaría que el curso de teatro sea obligatorio en las escuelas, porque eso va a acercar a los chicos al arte y van a poder ser mejores personas, más empáticas y sensibles, y vamos generando el cambio que queremos ver. 

Encuentra mayor información de los proyectos de Alicia Olivares en las páginas de Facebook de Ébano Teatro y de Mujeres Afro en Escena.

la antígona

Periodismo en Femenino

Suscríbete a nuestro Newsletter Mensual