Milena Warthon

Milena Warthon

a20160535@pucp.edu.pe

Milena Warthon: “El artista se hace de los seguidores”

Si quieres escuchar esta historia en la voz de la autora, haz click aquí. 

A sus 21 años, la cantautora peruana de pop andino, Milena Warthon, tiene claro el objetivo de su música: revalorar la cultura andina. En sus tres años de carrera artística ha lanzado ocho sencillos y dos EP’s. Poco a poco ha logrado escalar en el rubro musical. A pocos días del estreno de su canción “Agua de mar”, conversamos con ella para saber más sobre su proyecto que fusiona los sonidos andinos con el ritmo urbano.

En redes sociales cuentas que desde muy pequeña ya cantabas, pero ¿cuándo decidiste llevar tu música a un nivel más profesional?

Empezó como un hobby.  En 2013 empecé a tomar clases de canto, pero luego entré a la universidad. Todavía lo veía como un segundo plano. Quería estudiar música pero al final ingresé a Comunicaciones en la Universidad de Lima. En 2017 entré a unas clases grupales de canto. Fue ahí que empecé a conocer más gente que se dedicaba a esto y que tenía los mismos sueños que yo. Me di cuenta que muchos de mis compañeros estaban emprendiendo cosas. Justo un amigo me mostró un video de una producción que él había hecho con Jesús “el viejo” Rodríguez y decidí contactarlo porque me gustó mucho su propuesta y su producto. Con él empezamos el proyecto.

¿Qué es el pop andino? 

El pop andino es un término que empecé a usar a finales del 2019, cuando lancé mi primer EP. En estos casi 3 años de carrera he tenido la oportunidad de experimentar mucho y en público. Todos mis primeros covers son experimentaciones para ver qué me gustaba más y por qué camino quería ir. Todo iba siempre en este círculo del pop, del reggae y latín; siempre tratando de revalorar los sonidos andinos latinoamericanos. Y con el álbum “Déjame contarte” que tenía un sonido más consolidado, decidimos ponerle pop andino porque es una fusión de todo eso.

¿Por qué optaste por este género? 

Porque el objetivo es revalorar los ritmos y la cultura andina que ha sido dejada de lado a lo largo de la historia. Es vista como algo inferior. La idea es borrar esos estereotipos que la sociedad nos ha impuesto.  Esa es la idea de mi proyecto: poder realzar lo hermoso que es la cultura andina. El proyecto ha permito que yo me pueda conocer mucho más y me pueda reconocer como una mujer andina y pueda decirlo con orgullo. Mostrar mi identidad a través de mi música. Y es algo que yo siempre repito: Yo soy una mujer andina que ha vivido toda su vida en Lima y que, en su momento, ha estado bastante alejada de sus raíces. Con mi proyecto trato de unir esas dos partes de mí.

Al ser una joven artista femenina ¿encuentras alguna dificultad en el mundo de la música que sea particular para nosotras como mujeres? ¿Cuál es tu percepción?

Al inicio me costó bastante por el hecho de que empecé con 18 años. Era muy joven y no me tomaban muy en serio todavía. Me veían como una chiquita que estaba haciendo covers y no veían el trasfondo. Todavía no me veían como un proyecto consolidado, con un objetivo claro y el tema de ser mujer también influye bastante. Me ven mujer, joven y sin experiencia, según ellos. No nos toman enserio ni nos ven como prioridad. Pero algo que tengo que rescatar es que ahora en el lado andino estoy viendo muchos proyectos liderados por mujeres. Es algo que me alegra mucho porque esa ola de revalorización andina está siendo liderada por mujeres. 

Debido a las medidas restrictivas que trajo la pandemia, ¿tuviste que parar algunos proyectos?

En el 2019 yo veía que mi proyecto estaba como a puertas de tocar en un espectro más amplio. Había tocado en Barranco y Miraflores en lo que se le llama “El círculo de la música independiente”. Yo tenía esa idea de pasar al siguiente nivel y salir a provincias. Pero eso se desinfló por la pandemia, es lo que más me afectó. Aunque considero que soy una persona privilegiada, yo no tengo la necesidad de salir, no me afecta económicamente. Sé que hay personas que la han pasado mal y ya vamos casi un año en esta situación. 

¿Cómo lograste adaptarte a esta nueva situación?

He sabido reinventarme y cambiar mis planes a tiempo. He aprovechado mis herramientas como comunicadora, como creadora de contenido y le he metido con todo a las redes sociales. La verdad es que ha tenido un resultado asombroso para mí. Yo soy una artista independiente que está creciendo, no tengo el apoyo de disqueras ni nada por el estilo y el rebote que están teniendo mis canciones gracias a las redes sociales no lo hubiera podido lograr si no estábamos en confinamiento. 

¿Consideras que TikTok te ha ayudado a difundir tu música? ¿Qué oportunidades has descubierto en esta aplicación?

TikTok ha sido una locura para mí. Entré en julio y a finales de ese mes tuve mi primer video viral. Y en poco más de medio año ya vamos 150 mil seguidores. Realmente, yo entré a TikTok con el objetivo de promocionar mi música y empecé a hacer mis tiktoks usando algunas tendencias, pero con mi música y creando mis propios challenges para que la gente pueda compartir y usar mis canciones. Es una plataforma que, sin un sol y sin promoción, me da la oportunidad de poder llegar a un público que le interesa mi proyecto. 

¿Cómo percibes la aceptación del público?

Felizmente hay un público que está siendo cautivado por mis canciones y que están dándome su apoyo, están compartiendo mi música, mandándome mensajes bonitos siempre. Estoy realmente agradecida por todas las personas que se suman. Compartir o darme un like es como decir “Yo apuesto por ti y quiero que el mundo conozca lo que tú haces”. Le estoy dando mucho esfuerzo porque los músicos independientes somos pocos y todavía estamos en proceso de desarrollo. 

Estás por lanzar el videoclip de “Agua de mar”, ¿cómo fue hacer un video musical en medio de una pandemia? 

Hemos grabado el videoclip justo antes de navidad. Ha sido una locura porque justo estaba en finales de la universidad y estábamos haciendo el guion, la coordinación, había que encontrar quién iba a ser mi galán del videoclip… Somos un equipo pequeño y estábamos entre nosotros intentando solucionar todo. Hemos salido a grabar, pero siempre siguiendo las reglas, todos con sus mascarillas y manteniendo el distanciamiento. Ha sido diferente a mis otras experiencias. Es un videoclip simple pero que tiene la esencia de la canción y eso es lo más importante. Yo dije: “Sí o sí tiene que ser en el mar”. Tuvimos la oportunidad de ir a una playa que está a 45 minutos de Lima y como era día de semana no había ni una sola persona, hubo playa privada para nosotros. 

Cuéntanos un poco tu experiencia en hacer música en medio de una pandemia y con todas las malas noticias que a veces se oyen. ¿Cómo te inspiras para hacer música ahora rodeada de tanto pesimismo?

Bueno, “Agua de mar” la compuse antes de la pandemia. Fue en febrero, a una semana de irme a la playa. Ahora sigo componiendo canciones que fácil sí tienen ese mood no tan alegre porque todo lo que estamos pasando no tiene un son de felicidad, pero uno tiene que saber animarse y apoyarse en las personas que quiere. Me he apoyado en mis seguidores que siempre me mandan mensajes bonitos y eso me sube el ánimo. También tener cosas que hacer y ver la manera de salir adelante a pesar del confinamiento. A mí me gustaría viajar por todo el mundo, pero bueno… estamos viajando cibernéticamente y eso es bueno.

Hubo mucha polémica en noviembre por la crisis que vivió nuestro país. Algunos artistas decían que ellos no debían dar a conocer su opinión política. ¿Piensas que los artistas también deben tener una voz en cuanto a estos temas? 

El artista se hace de los seguidores, ese es un punto a resaltar. Y sí, recuerdo que hubo mucha controversia porque había artistas e influencers que decidieron no opinar al respecto y estar “tibios”. Yo personalmente sí tuve una posición bastante fuerte y alcé la voz en lo que creía. Yo creo que eso es muy importante: el creer lo que uno dice. Porque el artista tiene la función de a través de su música, como es mi caso, decir lo que uno piensa y transmitir ideales, pensamientos y valores hacia su público. Yo hice una canción en protesta y la gente se sumó al mensaje que estaba tratando dar. Pero sí vi influencers que se vieron afectados porque decidieron no tomar un partido claro. Yo no soy nadie para juzgar a esas personas y creo que ninguno está en esa condición. Uno por lo que ve en las redes sociales no puede juzgar a otra persona. 

¿Qué proyectos tienes a futuro?

En un futuro próximo es seguir promocionando la canción y obviamente estamos en planes de producir otras nuevas, seguir sacando singles. Mi idea es poder hacerme conocida y que mi proyecto siga creciendo. Me encantaría poder grabar mi primer disco, sería un sueño hecho realidad. Eso no está descartado para nada, pero estoy esperando el momento preciso para empezar porque es una inversión bastante grande y toma bastante tiempo.

© 2021 La Antígona

la antígona

Periodismo en Femenino

Suscríbete a nuestro Newsletter Mensual