Por Arturo Gutarra

Esposos beneficiados en la 1ra Reforma Agraria. FOTO: Arturo Gutarra/ La Antígona

“La tierra es para quien la trabaja”. Bajo ese lema se inició la 1ʳᵃ Reforma Agraria por el ya lejano 1968. En aquel entonces, el presidente Juan Velasco Alvarado anunció esta medida. La misma que permitió beneficiar a las y los campesinos. Ellos que eran sometidos a largas horas de jornada laboral. 

Los esposos Catalina Serin y Román Pastor tienen 54 años de casados. “Nos veíamos muy seguido a la hora del almuerzo luego de cosechar papa en el caserío, hoy distrito de Sarín, en Huamachuco. Teníamos un lindo vínculo, y a los 17 años decidimos juntarnos”, recuerdan con alegría. 

La falta del crecimiento de los frutos hizo que decidieran partir hacia el convento de Santo Domingo para poder vivir. Don Pastor consiguió un trabajo y Catalina se dedicó al sembrado de maracuyás, palta, mango, plátano, carambola y maíz en sus chacras. 

Sin embargo, en la arrienda Santa Victoria, donde los dueños eran la familia Ganoza, ganaba ocho soles de plata semanales en una jornada laboral de 24 horas. Esto animó a los esposos a organizar un sindicato y reclamar al patrón que se les aumente el salario. Con ello lograron que se les incremente el sueldo a 15 soles de plata. 

La reforma puesta en marcha benefició a cientos de campesinos del sector. Aun cuando los precios de compra en las tierras se basaban en un kilo de maracuyás a un sol. O un ciento de paltas a 200 soles, precio que no era suficiente para sustentar diariamente a la familia. Cuando los cultivos no daban fruto los animales también eran puestos en venta

Luego del anuncio en Cusco por parte del presidente Pedro Castillo sobre la 2ᵈᵃ Reforma Agraria, Katalina no pierde las esperanzas de que puedan mejorar sus ingresos. Es necesario un mercado en donde puedan poner el precio real de sus cultivos. “Si hay facilidad para poder vender, nos ayudará a todos los campesinos. El negociante gana el doble de lo que siembra; por ejemplo, la palta dura un año para que coseche, el negociante viene, se lo lleva y al día siguiente ya lo está vendiendo”, relata Catalina para La Antígona

Al cierre de esta nota, Román Pastor se encontraba internado en el hospital. El amable hombre fue operado de emergencia. Actualmente, se encuentra en recuperación. 

A continuación, imágenes de los esposos y sus vivencias.

la antígona

Periodismo en Femenino

Suscríbete a nuestro Newsletter Mensual