Mirtha Navarro: “La  enfermería no solo es ciencia, es un arte”

Mirtha Navarro: “La enfermería no solo es ciencia, es un arte”

Por Emma Ramos

Mirtha Navarro aplicando la vacuna. FOTO: Archivo del Instituto Nacional de Oftamología

Mirtha Navarro, es una de las muchas enfermeras que luchan en primera línea. Fue una de las primeras enfermeras que vacunó a todo el personal de salud  del hospital Víctor Larco Herrera, INO, entre otros. Hoy, conversa con La Antígona para relatar su experiencia sobre su jornada laboral en tiempos de Covid-19 y los obstáculos que se enfrenta por los bajos recursos que presentan los hospitales del país.

Mirtha descubrió su vocación de enfermera desde los 10 años. A esa edad  le gustaba ir al puesto de salud  de Tongorrape, Lambayeque a ayudar a las enfermeras a cortar gasas y algodones. Así mismo, su padre le enseñó a inocular inyecciones y manejar algunos instrumentos quirúrgicos que eran básicos de curaciones, ya que en ese entonces su papá contaba con los conocimientos necesarios porque trabajó en el  área de sanidad del ejército.

A los 16 años decidió viajar a Lima y estudiar su carrera soñada. En su segundo año, empezó a practicar en la clínica CIRLAP junto al Dr. Jorge Cuyubamba (director médico) con quién viene trabajando hace más de 20 años. 

No contenta con obtener el grado de técnica de enfermería, a sus 34 años, decidió estudiar en la universidad para ser licenciada. Pese a muchos obstáculos y responsabilidades de mamá, logró culminar con éxito su carrera.

Actualmente como licenciada nunca pensó vivir una pandemia, ni mucho menos separarse de su familia por temor a contagiarlos. Menos pensó  en descansar o dejar su trabajo, sino al contrario, sus ganas de querer ayudar a su prójimo cada vez eran más fuertes.

Cuando llegó  la pandemia, ¿Dónde recibiste la noticia y cómo cambió o influyó en tu trabajo?

La pandemia llegó en marzo. Yo estaba en una charla en el hospital Grau donde hice mi internado hospitalario. Faltando una semana para terminar el internado se presentó un caso de Covid-19. Además, nos dijeron que no podían haber internas en el hospital porque no contaban con mucho equipo de protección personal. Al principio, lo tomé como una exageración, pensando que esto acabaría en una semana.

El lunes me presenté en mi trabajo,clínica CIRLAP, y me dijeron que entramos en cuarentena, la clínica se cierra. No lo podía creer, esto era realmente serio y peligroso. Hablé con mi jefe para encontrar una solución y la posibilidad de atender al menos por emergencia. Lamentablemente, se presentaron algunos pacientes  positivos, cuando era así, era una cosa de locos porque todos estábamos cubiertos y durante toda la cirugía teníamos que estar con el mameluco, mandil quirúrgico, con tres mascarillas, con los lentes y  el casco encima. 

¿Llegaste a atender a personas con Covid-19?

Sí, se presentaron casos para cirugía y pacientes positivos de covid. No podíamos dejarlos, aún cuando estábamos en el  pico más alto de la pandemia. Me acuerdo que llegó un caso de  apendicitis, no operarlo sería algo inhumano. Para esto mi jefe me consultó sobre qué hacer y yo le respondí: Lo operamos, tomamos todas las medidas  y arriesgamos.

Ese día fue de locos, estuve operando con mi jefe y el anestesiólogo. Solo los tres en cirugía porque nadie más quería operar. Los médicos estaban en su casa y no venían a la clínica porque son adultos mayores. Y el resto del personal se asustó porque temían contagiar a su familia. 

Solo sé que trabajé con miedo, no te puedo decir que 100% feliz, sería mentirte. Además, llamé a mi hermana para decirle que me gustaba mi profesión. Pensé que si tenía que morir sería trabajando. Lo único que le pedí es que siempre cuiden de mi hija. 

En noviembre, la ola de casos bajó y la atención siguió en curso pero siempre estábamos bien protegidos. Lo cierto es que si nosotros elegimos esta carrera vamos a enfrentar las cosas buenas y malas que vengan, por mi parte yo seguiré en la lucha hasta que Dios diga. 

 ¿Crees que hay un reconocimiento especial hacia las enfermeras en este tiempo de la pandemia?

Supuestamente, había un reconocimiento en los hospitales. Sin embargo, escuché una entrevista de una enfermera del Rebagliati que cuenta que en su turno  de 8 horas, de la noche, fallecieron 40 pacientes. Además, ella lloraba y decía que se contagió durante su turno. Lamentablemente, ni siquiera ha sido reconocida. 

En nuestro país las enfermeras que están en primera línea, las que trabajamos 24 horas con los pacientes, nos encontramos bajo la sombra. Un hospital no funciona sin enfermeras, puede tener médicos y anestesiólogos pero sin enfermeras no va funcionar porque nosotras hacemos parte asistencial, administrativa, estamos en salas quirúrgicas, de emergencia; todas las especialidades prácticamente. Damos la cara en esta pandemia. Sin nosotras no funcionaría. 

 ¿Piensas que el país no cuenta con un buen sistema sanitario?

No, nuestro sistema sanitario no está apto. Para empezar, los hospitales tienen carencias de años. Esto, ya que el gobierno nunca invierte. Cuando empezaron a caer los pacientes para UCI, mucha gente murió debido a que no había ventiladores mecánicos. Los hospitales no se abastecen. Los intensivistas son muy pocos en el Perú para atender a tanta población. 

A veces dicen que las enfermeras  no quieren atender y no es así. No es que vayas hacer una cola por gusto; es porque no tenemos camas y eso no es una situación de ahora, sino de años. Nuestro Perú no estuvo preparado para recibir esta pandemia. El sistema de salud es muy pobre.

 ¿Cómo te sentiste cuando te enteraste que, el presidente Martín Vizcarra y personas que formaban su gabinete en ese momento, recibieron antes la vacuna que el personal médico?

La verdad,  me sentí muy decepcionada de nuestras autoridades. Han muerto médicos y enfermeras que estaban en primera línea. Ellos pudieron ser salvados o quizás, en su momento, pudieron ser vacunados.

 ¿Tuviste algún amigo o conocido que perdió la vida? 

Si, un amigo muy cercano llamado Carlos, enfermero instrumentista. Un chico trabajador que cuando vino el Covid-19 fue una de las primeras víctimas. Un día en una cirugía  me enteré que él estaba en UCI, conectado a un ventilador. Fue muy triste para mí porque es joven y pensaba que saldría de esta enfermedad. Al final falleció y dejó huérfanos a sus hijos. Esto del Covid-19 es fuerte y triste. 

¿Cómo fue que llegaste a formar parte del equipo de vacunación?

Yo estaba en el centro de salud Breña. Llegué ahí por el internado y justo llegaron las vacunas. La jefa le dijo a mi tutora que elija a su grupo y ella me mandó junto a una amiga que se llama Cristina. Fuimos una de las primeras enfermeras en vacunar en el hospital Víctor Larco Herrera. Recuerdo que vacunamos el 12 de febrero. Fue la primera dosis; y el 5 de marzo pusimos la segunda dosis. Nos llamaron, nos dieron charlas sobre inmunizaciones, aunque nosotros ya sabíamos porque venimos vacunando desde hace muchos años. También, nos instruyeron sobre las reacciones adversas al medicamento. Ese día vacunamos a más de  400 personas  y no tuvimos ninguna reacción.

¿Cómo sentiste al personal médico cuando recibió la vacuna?

Fue hermoso. Nosotros llegamos al Hospital Víctor Larco Herrera y todos nos aplaudieron. Decían: ¡vivan las enfermeras! Fue muy especial. Nos sentíamos emocionadas porque era ver llegar la esperanza. Nos recibieron con globos y aplausos. Bajamos las vacunas, colocamos nuestras carpas y empezamos a vacunar. Todos estaban felices, contando sus chistes, a pesar de estar con sus mascarillas. 

Esta es una linda experiencia para mi carrera y mi vida. El haber pertenecido a este grupo tan bonito, ha sido una experiencia maravillosa. También, fui al Instituto Nacional de Oftalmología (INO) a vacunar a  más de 200 médicos, enfermeras y técnicos. Todos estaban muy contentos. Si bien es cierto, no estás 100% protegido, sabes que ya tienes algún anticuerpo que va evitar que el contagio sea fuerte. 

Cuando pase la pandemia, ¿con qué momentos te quedarías?

Me voy a quedar con toda la experiencia que logré  en este tiempo porque fue algo nuevo para nosotros, viviré con los recuerdos bonitos que nos unió con mi equipo porque sabemos que la vida se nos podía ir en cualquier momento de nuestras manos. El haber formado  parte del equipo médico en la pandemia, los aplausos que nos dieron los médicos y enfermeros en los hospitales; todos son momentos que nunca olvidaré.

Otro momento importante para mí, fue el tiempo que compartí con mi hija durante la pandemia. Quizá era el tiempo que ella necesitaba y yo no le había dado por mi trabajo. Dios me ha dado mucha fortaleza y sabiduría. 

¿Psicológicamente, tú crees que las enfermeras han sido las más afectadas?

Sí. Ver gente que está en una cama o que se está muriendo es impactante. No tienen idea cómo las enfermeras lloramos por las veces que un paciente no puede recuperarse y tú no sabes qué hacer. A pesar de que das todo de ti, no puedes hacer más. Hay muchas enfermeras muy humanas. Algo positivo de esta pandemia, ha sido que muchas personas han visto que no solamente estamos bajo la sombra, si no que somos quienes podemos ayudarles a resolver cualquier enfermedad que tengan y que estamos ahí para servir. Esta es una de las carreras más sacrificadas y bonitas.

¿Con qué frase cerrarías esta entrevista?

La  enfermería no solo es ciencia, es un arte. Asimismo, que la  manera más hermosa de demostrar esta afirmación, es amando lo que haces. 

Alicia Olivares: ‘’Es la sociedad la que nos coloca en distintos escenarios’’

Alicia Olivares: ‘’Es la sociedad la que nos coloca en distintos escenarios’’

Por Hiro Ramos

Foto: Prensa
Si deseas escuchar la entrevista completa, dale play a este audio

Alicia Olivares no va a parar hasta que las artistas afroperuanas reciban la representación y el reconocimiento que merecen. La actriz, productora y fundadora de Ébano Teatro ha llegado incluso a reunirse con mujeres como ella, pues cree que la unidad es vital para lograr los cambios necesarios en la industria que tanto ama. Con motivo de la celebración del Día de la Actriz el 26 de agosto, la dramaturga se reunió con La Antígona para narrar su experiencia en Mujeres Afro en Escena, además de explicar los problemas de representación en la industria teatral y el papel del Estado y de la sociedad en solventarlos. 

En un país en el que el teatro hegemónico y comercial solo incluye a cierto grupo de actores, propuestas como las de Alicia Olivares logran saciar las ansias de un teatro diverso e inclusivo.

¿Cómo surgió Ébano como proyecto? ¿Cómo cree que ha ayudado a actrices afroperuanas y sus carreras?

Se crea como una productora teatral para generar proyectos con actores afrodescendientes y producir obras de teatro tanto de actores internacionales como nacionales. Esta falta de dramaturgas afroperuanas hace que me vea en la necesidad de buscar autores de afuera. He realizado la producción ejecutiva de Al Otro Lado de la Cerca y Ropa Íntima. A partir de ahí se desprende el proyecto Mujeres Afro en Escena.

¿Y a usted, cómo le ha cambiado la vida tanto Ébano como Mujeres Afro en Escena?

Definitivamente me ha cambiado la vida. Si en su momento cuando fundé Ébano Teatro me sentía sola, en este encuentro de Mujeres Afro en Escena me he sentido acompañada de muchas mujeres que comparten las mismas problemáticas que vivimos las artistas. Problemáticas como la falta de espacios, oportunidades para artistas afroperuanos y la autogestión. Estas mujeres emprenden sus propios proyectos, por lo que me he sentido identificada con cada una de ellas, además de fortalecida y acompañada. Es bonito como algo colectivo. De algo que empezó como algo personal y se volvió colectivo.

¿Qué tan importante es tener a mujeres afroperuanas también detrás de cada pieza teatral?

Es vital que estas mujeres sean líderes de toma de decisiones. Al ver una mayor representación de mujeres afro como directoras, productoras o gestoras, se da una apertura para que puedan ingresar otras. Actualmente, aterrizándonos al contexto peruano y hablando de mujeres afro creadoras, hay muy poca representación de artistas afroperuanas en el sector escénico, y ni hablar de lo audiovisual. Si me dices un nombre referente de este último sector tenemos Una Chica Afroperuana, cuya directora es Natalia Barrera. 

Ella se proyecta como productora y directora audiovisual. Yo la admiro mucho porque es muy talentosa, muy creativa. Justamente con Una Chica Afroperuana se ha unido como coproducción Ébano Teatro porque tenemos proyectos a realizar a futuro, que es incentivar la participación de artistas afroperuanos en proyectos audiovisuales. Esperamos conseguir la ayuda y las colaboraciones necesarias para poder financiar estos proyectos que tenemos en mira. 

En el teatro comercial, con mayor recaudación, hay una clara ausencia de actrices afroperuanas, ¿Qué considera que se puede hacer para combatir este problema?

Es un tema que hay que cortar de raíz. Yo tengo una preparación de actriz, y nos preparan para interpretar distintos personajes, muy al margen de tu raza. Yo sueño que algún día nosotros los actores podamos interpretar cualquier personaje y no sea un tema de perfil. El personaje es un ser humano que va a transmitir sentimientos, y si la historia está bien contada y bien escrita la interpretación del buen actor va a hacer que esto sea mágico. Esto va desde las escuelas, la academia, el hogar, las familias a no marcar estas diferencias. Desde que nacemos tenemos los mismos derechos, es la sociedad la que nos coloca en distintos escenarios. 

Hay que trabajar desde uno mismo y cambiar el actuar. Lo que se está logrando ahora, y justamente cuando estábamos en el conversatorio de mujeres afro creadoras, ellas mencionaban que era la primera vez que veían un proyecto de extraordinarias afroperuanas. ¿De dónde habían salido tantas representantes de lo artístico? Sí tenemos mujeres representantes, pero como no se generan estos espacios de encuentro, no nos conocemos. Nace para unirnos, fortalecernos y cambiar. También juega aquí un papel importantísimo el Estado. Con sus políticas deben fomentar y promover. Al igual, la sociedad civil y la empresa privada deben apoyar proyectos inclusivos y con mayor diversidad. El día que empecemos a mirarnos a todos con las mismas posibilidades, con los mismos derechos, vamos a transformar las realidades que vivimos ahora. 

¿Qué puede hacer el público en general para promover un consumo de teatro menos hegemónico?

Creo que el público peruano no tiene la cultura de ir al teatro. ¿Se ha avanzado un poco? Sí. Pero no tenemos esa necesidad cultural. Nuestra cultura es más de ir a conciertos, estamos más ligados a la música. Los teatros hacen demasiados esfuerzos para solventar las temporadas. Si no fuera por la colaboración y auspicios de las empresas privadas, muchos de ellos no podrían sostenerse. 

Un proyecto no se subvenciona solamente con las entradas. Por eso, el papel importante de las escuelas es que los profesores deben inculcar a los jóvenes adolescentes a que vayan al teatro. De esa manera se va haciendo un hábito, así como ir al cine. Los principales agentes serían los colegios, las universidades, los profesores. A mí me gustaría que el curso de teatro sea obligatorio en las escuelas, porque eso va a acercar a los chicos al arte y van a poder ser mejores personas, más empáticas y sensibles, y vamos generando el cambio que queremos ver. 

Encuentra mayor información de los proyectos de Alicia Olivares en las páginas de Facebook de Ébano Teatro y de Mujeres Afro en Escena.

Pilar Jáuregui: “Ya no soy invisible”

Pilar Jáuregui: “Ya no soy invisible”

Por Mya Sánchez 

pilar jauregui deporte
Foto: Prensa. Intervención por La Antígona

La fiesta de Tokio 2020 aún no acaba y Pilar Jáuregui lo sabe muy bien. Su yo adolescente no le creería si ella le contara que este 1 de septiembre debutará en unos Juegos Paralímpicos. Desde los 14 años, una luxación de cadera congénita bilateral la llevó a usar un bastón, muletas, y finalmente una silla de ruedas, y la obligó a abandonar temporalmente los deportes que más le gustaban, pero no pudo arrebatarle los sueños y el amor por el deporte.

Hoy destacan en su haber un oro panamericano obtenido en Lima 2019 y otro primer puesto en el Uganda Para-Bádminton International 2019. Jáuregui se encuentra en el sexto lugar del ranking mundial, y el constante trabajo que ha venido realizando desde el 2016 la hizo merecedora de un cupo en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 dentro de la categoría WH2 femenino individual, donde participan Para badmintonistas en silla de ruedas y con discapacidad menor.

En el penúltimo día que destinó a brindar entrevistas y en medio de la concentración y últimos entrenamientos previos a su participación en el evento olímpico, la paratleta puneña conversó con La Antígona acerca de sus expectativas, los retos que tenemos en torno al para deporte y sobre cómo es ser una deportista con discapacidad en nuestro país.

Foto: Prensa

¿Cómo se ha sentido clasificar a tus primeros Juegos Paralímpicos y cuáles son tus expectativas en torno al evento?

Estoy muy contenta. Estoy disfrutando los días previos, que son muy emocionantes, y disfruté también ver a los deportistas convencionales. Son mis primeras olimpiadas y además es la primera vez que el parabádminton va a estar en el evento, pero me siento tranquila, sentía mucha más presión para Lima 2019. Aquí yo sé que es complicado obtener medallas pero por ahora estoy disfrutando del momento.

Este es un hecho histórico además porque es la primera vez que el parabádminton forma parte de los Juegos Paralímpicos. ¿Qué tan importante consideras que es esto para la visibilización de esta disciplina?

Creo que el parabádminton ha crecido muchísimo y ahora con Tokio 2020 va a seguir creciendo. Clara muestra de ello es Perú, donde tenemos a Giuliana Poveda que es campeona mundial, Pedro Pablo de Vinatea que es oro panamericano, Jesús Salva que es bronce panamericano y otros chicos que estuvieron muy cerca de la medalla como Jenny Ventocilla y Pablo Cueto, y esto no se acaba ahí, se vienen los Juegos Panamericanos Santiago 2023. Cuando yo empecé en el 2016 éramos 13; en el 2017, 20; en el 2018, casi 30 y ahora estamos llegando a los 50, imagínate cómo ha crecido.

ya soy visible
Foto: Pilar Jauregui con Pedro Pablo de Vinatea y Jesús Salvá

Has contado cómo iniciaste en el parabádminton gracias al para badmintonista Pedro Pablo de Vinatea. ¿Qué otros referentes tuviste en tus inicios?

Yo recibí también mucho incentivo de parte de mis entrenadores y de la Federación, fueron parte clave, porque Pedro me invitó pero ellos me dieron los campos, materiales y entrenadores. Yo hacía también otras disciplinas, me encanta el bádminton, básquet y tenis, pero me quedé en bádminton porque veía más organización y apoyo. Mis padres también me apoyaron siempre. 

¿Qué tan importante crees que es la representación? ¿Crees que puede influir en que más personas con discapacidad se animen a practicar estos deportes?

Sí, de hecho. Cuando a los 10 años empecé con operaciones y rehabilitación no tenía conocimiento de los para deportes, recién en el 2011 los conocí. Estoy segura de que si hubiese sabido antes, hubiera empezado antes y ya sería quizá campeona en otro deporte, porque empezar de joven es lo ideal.

Alguna vez has hablado también acerca de lo difícil que es para las atletas mujeres que quieren hacer parabadminton en nuestro país llegar a concretarlo. ¿Por qué se da esto?

En realidad es para todos los deportes. Por ejemplo, en el básquet era muy sacrificado que las chicas se responsabilicen de muchas cosas (labores del hogar, trabajo) y al mismo tiempo entrenen, igual para las mujeres embarazadas. Por eso siempre ha habido más hombres que mujeres. Ahora recién están empezando a participar más chicas en el parabádminton y les está yendo muy bien. Otra cosa que también pasaba en otros deportes era que yo era la única mujer y no nos dejaban competir porque “solo era torneo de varones”. A mí me molestaba porque en las reglas internacionales se indica que si no se reúne el cuadro de mujeres pueden jugar en el de varones. Eso ayuda a que haya más chicas y que no se queden sin competencias, porque muchas veces no continuamos entrenando porque no tenemos campeonatos y no estamos bien preparadas para los Juegos Olímpicos o Panamericanos. 

En mi caso, la clasificación para Tokio 2020 era por dobles mujeres, pero no tenía una partner y tuve que buscar la clasificación de singles, cuando podría haber tenido más chances. Ahora ya estamos trabajando en abrir todas las categorías y modalidades para estar preparados. Pero en el parabádminton nunca ha sido un problema para mí, es más, me gusta jugar en el Campeonato de varones.

deporte peruano
Pilar posando con la raqueta y la silla de ruedas. Foto: Prensa

Tú tuviste depresión cuando eras adolescente tras tu diagnóstico y operaciones, ¿cómo haces ahora para cuidar tu salud mental? 

Cuento con un psicólogo del IPD, también uno de la Federación. Vamos trabajando desde el 2018. Antes era acomplejada, tenía miedo, pero ya cuando empiezas a vivir la vida y evitar que te importe lo que no te debe importar, cambian las cosas. En eso el deporte me ha ayudado muchísimo. Y sí hay un trabajo muy grande de parte de los psicólogos pero sobre todo porque afrontamos la tensión de torneos, partidos, puntos. Antes me ponía mucho más nerviosa, ahora ya tengo más control. También estoy en un buen momento porque ya no tengo mucha presión por el resultado. He decidido que puedo llegar a la meta pero disfrutando mi deporte.

¿Cómo es ser una mujer con discapacidad en nuestro país?

Estamos mejorando en el sentido de que nos aceptan o ven que sí podemos. Antes muchos me decían “¿Haces deporte? ¿tú puedes?”, en cambio ahora me dicen “¡Ah! ¿qué deporte haces?”. En lo social hemos mejorado muchísimo también. Falta, y obvio esto empieza desde muy niños pero siempre digo que a mí los que me sorprenden son los más chicos. Son los que más se dan cuenta de si necesitas ayuda y le dicen a sus padres. Ya nos ven distinto, no como pobrecitos o suponiendo que no podemos.

Esta es la forma en que podemos hacer deporte y muchos no lo hacen pensando que van a ser campeones sino porque les hace sentir bien y eso me parece súper válido porque yo empecé así. Me encantaba poder volver a sentir el viento, sentirme cansada, que era algo que no sentía desde niña, y ya luego pude ver que podía ser una para atleta de alto rendimiento.

¿Qué tan amigable es la ciudad de Lima a nivel infraestructura para una persona con discapacidad?

Dependiendo de la zona. Yo antes solía “rodar” más que moverme en taxi o carro, y hace 6, 7 o 8 años no había mucha accesibilidad. He visto que cada vez las municipalidades de los distritos están haciendo más (rampas) pero en muchas ocasiones las hacen por hacer, parecen rampas para los skaters (risas) porque hay tachos de basura al frente o un poste al final. O hay rampas y hay carros estacionados o puestos. Honestamente ha mejorado muchísimo pero esperemos que lo siga haciendo. Algo que me sorprendió hace poco fue que ahora en muchas ocasiones cuando los conductores nos ven ya no tenemos que esperar a que haya luz roja para que paren, ya no soy invisible. Te juro que muchas veces me ha pasado que hay pases peatonales pero los carros van a velocidad y uno se siente invisible. Pero estamos cambiando eso.

Pilar con amigos y equipo antes de partir a Tokio. Foto: Prensa

Y sé que tú gracias al programa del IPD #VamosconTokio pudiste clasificar a los Juegos Paralímpicos. ¿Qué tan importante es el apoyo estatal a los deportistas? 

Estoy muy agradecida con el programa pero sí me hubiese gustado que empiece antes, ya que inició ni bien acabó Lima 2019 pero nosotros empezamos a sumar puntos desde enero del 2019, entonces deberíamos tener un poco más de tiempo para llegar bien preparados. La clasificación salió muy tarde, pero felizmente tengo el respaldo de mi Federación. Sabíamos que íbamos a estar clasificados y hemos venido trabajando desde el 2020 para poder estar en Tokio. Me gustaría igual que haya más apoyo, hay muchos atletas que se han quedado por poco y quizá por falta de tiempo. O también sería bueno que haya un programa panamericano, así asumiríamos dos torneos en uno y tendríamos mejores resultados.

Sé también que las empresas ayudan mucho en ese sentido. Hace poco recibiste una nueva silla profesional de titanio hecha a tu medida. ¿Qué tan importante es también el apoyo desde el sector privado a los paradeportistas?

Es un complemento no solo porque apoyan en torneos, sino también por el tema social. Hay muchas campañas de mis patrocinadores para visibilizar el para deporte y otras actitudes buenas, y eso es lo que me gusta más. Somos muchos atletas que empezamos en la nada, siendo los últimos del ranking, y ellos están con patrocinio también, por eso estoy agradecida con las empresas privadas que creen en los para deportistas, pero también con la Federación y el IPD, junto a la Asociación Nacional Paralímpica del Perú, creo que están haciendo un buen trabajo. Obviamente ellos no se dan abasto para todos porque somos muchos y tienen que ver la forma de que todos compitamos y no hay tanto presupuesto pero es ahí donde entran las empresas privadas. Gracias a ellas yo pude ir a más torneos en el 2019 y pude sumar buenos puntos.

deporte
Pilar Jáuregui ganó la medalla de oro en el Para bádminton en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019. Foto: RPP

¿Qué mensaje esperas dejar tú para las niñas y jóvenes peruanas que tienen discapacidad y que ven en ti a un referente?

Que confíen en ellas, que se apoyen en la familia. A los padres, decirles que confíen en sus hijos. El deporte los va a ayudar muchísimo, no importa qué deporte hagan ni qué discapacidad tengan: hay deporte para todos. Lo bueno del para deporte es que no hay límite de edad y puedes empezar tarde o siendo joven. Yo, por ejemplo, no tenía control sobre mi lado derecho, pero con el deporte he ganado más movilidad y fuerza. Ayuda a sentirse bien y más independiente.

Gracias por tu tiempo. Estaremos atentas a tu participación en Tokio 2020 y desde ya eres un orgullo para todos nosotros.

Gracias a ustedes -los medios- porque hay muchos chicos que se enteran de los para deportes a través de la televisión o entrevistas en redes sociales y se han animado a practicarlos. Yo me enteré así, a través de una pantalla. Gracias por promover el para deporte.

Susel Paredes: “Las mujeres que enfrentan espacios misóginos deben resistir y ser auténticas”

Susel Paredes: “Las mujeres que enfrentan espacios misóginos deben resistir y ser auténticas”

Por Mariana Aljovin

mujeres
Foto: Perú21

Susel Paredes, actual congresista electa, conversa con La Antígona, para conocer sobre el trabajo y los nuevos desafíos que deberá enfrentar para defender esos ideales dentro de un parlamento dividido y ultraconservador. 

Susel Paredes Piqué, es una abogada sanmarquina y activista LGTBIQ+. Pertenece al Partido Morado y fue una de las candidatas al Parlamento más votadas para el periodo 2021 – 2026. Su trayectoria en la política no es poca, pues ha trabajado en pro de la seguridad de los distritos de Magdalena y La Victoria. Desde su posición, siempre ha defendido sus ideales de lucha por la protección del medio ambiente, los derechos de las mujeres y las minorías sexuales. Así es ella, consecuente con sus principios y convencida de que la verdad te hace libre.

¿Cómo piensas proyectar tus ideales y principios frente a un congreso tan conservador y dividido?

Dialogando. Buscando puntos e intereses en común. Entendiendo el pensamiento del otro, aunque sea extremadamente distinto al mío. Lo más importante es la empatía. Aunque me enfrente a una persona ultraconservadora, yo tengo que hacer el trabajo de entender cómo piensa para encontrar puntos en común. 

¿Cómo crees y sientes que será el trabajo en conjunto con los otros congresistas de tu bancada durante este periodo? 

Somos tres morados. Ed Málaga, Flor Pablo y yo. Somos un científico, una profesora y una abogada, y lo que hicimos fue juntar nuestros equipos. Cada congresista tiene asesores, entonces mantenemos el contacto entre ellos. De esta manera, trabajamos en un equipo amplio. Esto hace que podamos usar al máximo nuestros recursos y optimizar el trabajo. Como somos tres no tenemos personal de bancada. Ese equipo es de Somos Perú. Por eso nos hemos juntado para poder participar en comisiones. Por otro lado, también nos complementamos en conocimientos. Yo veo derecho; Ed, ciencia y Flor, conoce mucho sobre el funcionamiento del Estado. Así somos más eficientes. 

mujeres
Foto: Twitter – Daniel Olivares

¿Qué retos crees encontrar en este nuevo rol de parlamentaria en un contexto complicado para defender la inclusión de la comunidad LGTBI y las mujeres?

Primero, mi sola presencia ya los interpela. Cuando yo hablo con el Almirante Montoya somos muy cordiales y nos tenemos respeto. Eso puede ser sorprendente. Él se acerca a conversar y yo también. Es la amistad más extraña que he construido en este congreso. Él ya no me ve como un elemento de peligro, sino como una colega. Eso es valioso ya que yo jamás he tenido un acercamiento con un marino tan conservador. Forjar el vínculo toma mucho tiempo, pero es necesario. Necesito que nos escuchemos los dos, de esta manera, él va a encontrar respuestas, y yo también. 

Yo quiero conversar con los que están más extremadamente lejos de mi. Por ejemplo, Neldy Mendoza Flores (Renovación Popular), me dijo: “Que gusto conocerte. Somos las más votadas.  Ojalá haya puntos en común para conversar. Tengo interés en hablar contigo”

¿Cuáles son los proyectos de ley que planeas sacar adelante? ¿Crees que valga la pena proponer algún proyecto que beneficie a las minorías o a las poblaciones LGBT+ sabiendo la posición congresal sobre estos temas? 

Mi primer proyecto de ley es sobre los derechos de los trabajadores que realizan pedidos por delivery. Ellos funcionan con lo que se llama “economía colaborativa”, a través de una aplicación. Estas personas trabajan más de  8h diarias. Esto, amerita al menos tener un seguro de salud. Se debe tener una persona a cargo de brindar protección. Tanto al trabajador como al usuario. Pretendo que tengan un seguro y medidas de protección. Ya que, actualmente la empresa, vive del trabajo de estas personas, sin ningún tipo de regulación. Una de mis asesoras trabaja con ellos hace años y ahora, es un proyecto que he recogido y va a beneficiar a más de 45000 jóvenes. 

Aun así no se aprueben los proyectos, estos generan debates. En el caso de los proyectos LGTBIQ+, ya pronto, los propondré. Sean aprobados o no. Los voy a obligar a hablar de ellos. A través del debate se avanza. 

mujeres congreso
Foto: Exitosa

Se criticó mucho, en el periodo electoral, que personajes como Verónica Mendoza se alinearan con partidos ultraconservadores como Perú Libre. Puso en duda su identidad política. ¿Qué opinas sobre esto?

Yo planteé el voto nulo porque me parecía una extorsión que me obliguen a elegir porque los dos son conservadores y anti-derechos. Desde el centro yo no estaba de acuerdo con ninguna de las dos opciones. No me pueden obligar a tomar posición. Entiendo que es complicado. Sin embargo, no tenemos más remedio que hablar, dialogar y buscar puntos en común. Muchos parten de la ignorancia y del prejuicio. Ahora hay más visibilidad de la comunidad y podemos combatir los estereotipos para que no encuentren un enemigo, sino una persona. 

Lo más importante de una activista es salir del closet, porque de esta manera al interactuar con todo tipo de personas se empieza a tomar la idea de la realidad y ya no del estereotipo.

¿Cuál dirías que es tu postura política en otros temas y que valores son los que antepones en tu trabajo?

El diálogo y el sustento técnico de cualquier cosa que proponga son claves en mi trabajo. Si yo no sé, tengo que buscar especialistas para que me expliquen. La inclusión en los hechos también es importante. En mi oficina somos siete personas, de las cuales seis son mujeres; entre ellas, hay una mujer trans.

Partiendo de la crítica que le realizaste a Anahí Durand sobre su unión al gabinete presentado por el presidente Castillo ¿Cuál debería ser la postura de las mujeres que hacen política cuando se enfrentan a espacios misóginos o conservadores?

Es bien difícil. Yo entiendo que Anahí ha tenido que elegir. Ella entró cuando no estaban ni Pedro Francke ni Aníbal Torres. Con ellos dos tenías Justicia y Economía y ahí recién podían armar un equipo. Es de ahí que nace mi crítica. Cuando el gabinete tenía 12 hombres y 2 mujeres. Qué difícil aceptarlo en ese momento, pero también que difícil no aceptarlo porque puede entrar alguien aún más conservador. Las mujeres que enfrentan espacios misóginos deben resistir y ser auténticas. Esas son las dos claves.

María Luisa Doig: “Para nosotros el deporte es un trabajo”

María Luisa Doig: “Para nosotros el deporte es un trabajo”

Por Mya Sánchez 

Foto: CRL. Intervención por La Antígona.

La esgrimista María Luisa Doig, representó a nuestro país en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Sin embargo, no es su primera experiencia pues años antes, con tan sólo 16 años, clasificó a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Hoy, conversa con La Antígona para relatar sus visiones sobre el apoyo estatal a los deportistas, las mujeres en esta disciplina y el legado que quiere dejar con su pasión por la esgrima y el deporte.

Ni el aislamiento ni la lesión en una de sus piernas pudieron detenerla. Cuando le dijeron que los cupos por equipos y los otorgados a los mejores esgrimistas del ranking de la Federación Internacional de Esgrima para Tokio 2020 ya estaban agotados, supo que solo tenía una última opción: ubicarse en el primer puesto del Torneo de Clasificación Olímpica de Esgrima en Costa Rica. Y así fue.

En mayo de este año, María Luisa Doig se convertía en la primera esgrimista peruana dos veces olímpica, tras haber participado en Beijing 2008 con tan solo 16 años. El llanto que soltó tras derrotar a su contrincante reflejaba el orgullo que sentía.

Ya en Tokio, Doig dio batalla en su debut y a pesar de no haber pasado a la siguiente ronda, ya tiene en la mira su siguiente meta: clasificar a los próximos Juegos Olímpicos.

Cuéntame tu experiencia en el evento. ¿Valió la pena todo lo que te costó llegar hasta ahí?

De hecho sí, gustosa lo volvería a hacer. Fue diferente a Beijing 2008 por la coyuntura pandémica. Hubo muchos protocolos previos desde la partida y medidas como las pruebas de antígenos, el distanciamiento, el lavado y desinfección de manos. En el comedor teníamos que coger todo con guantes y había láminas de vinilo para evitar el contacto entre las personas. Por esa parte me sentía protegida, constantemente teníamos la mascarilla puesta, tomaban pruebas diarias y si había casos de COVID-19 fueron aislados a la hora de llegar a Tokio. El transporte era de la Villa a las competencias y viceversa así que no tuve la experiencia de conocer la ciudad, eso fue un poco triste.

¿Y cuáles fueron los principales obstáculos a los que te tuviste que enfrentar en tu proceso de clasificar a los Juegos Olímpicos?

Uno de los grandes obstáculos fue la pandemia. Yo regresé de una competencia en Hungría y dos días después dictaminaron el estado de emergencia. Para mí fue chocante porque ya tenía un cronograma para la clasificación que era tres meses después. Tuvimos que replantear y pensar en qué se podía hacer desde casa. Fue una gran dificultad pero la motivación no se perdió.

A medida que ibas creciendo y durante tus inicios en la esgrima, ¿contabas con referentes femeninos aquí en Perú?

Estaban Teresa e Ivette García, que fueron grandes referentes del Regatas junto a Úrsula Lari y trajeron varias medallas para el país. Luego fui creciendo y ellas lamentablemente dejaron el deporte. Y a nivel internacional, Valentina Vezzali (de Italia), porque era una mujer hecha y derecha que ganó cerca de seis medallas olímpicas de oro, era una gran inspiración porque se esforzaba mucho e incluso pasaban los años y mejoraba. Llegó más o menos hasta los 46 años de vida deportiva, entonces sí se puede y sobre todo en este deporte que es bastante longevo.

Foto: El Peruano

Considerando que aunque la esgrima se incluyó en los Juegos Olímpicos desde su primera edición (1896) las mujeres no participaron en ellos hasta tres décadas después, ¿cuánto crees que se ha avanzado en la equidad entre hombres y mujeres en este deporte?

Desde pequeña he tenido la oportunidad de tener las mismas condiciones que los hombres, pero sí he visto mayor apoyo para ellos. El IPD normalmente apoya a quienes traen logros y a nivel equipos las chicas no hemos tenido tantos. En algún momento he tenido que viajar con el equipo de hombres y era frustrante para mí porque era la única mujer. Fue difícil e incluso hice solicitudes pero lamentablemente el deporte es excluyente en ese sentido.

Hoy por hoy el IPD cuenta con un equipo multidisciplinario de psicólogos, nutricionistas, psicoterapeutas, entonces eso motiva a las chicas y chicos. Es más, en el Sudamericano de Mayores de Paraguay 2019 el equipo femenino de florete trajo una medalla de plata después de años y el IPD las premió con PAD (económicos). Esto es una forma de incentivo para que puedan cumplir sus metas, y si traen medallas ya podrán ahorrar, seguir preparándose o comprar implementos. Todos quisiéramos que el deporte en el Perú sea más formal pero creo que estamos por buen camino.

Foto: @nicolaslh98

¿Qué mensaje esperas dejar tú para las niñas y jóvenes peruanas que quisieran dedicarse a la esgrima y ven en ti a un referente?

Que no tengan miedo, porque es un deporte de contacto pero utilizamos implementos certificados que nos protegen. Es un deporte bastante fascinante y un mundo paralelo que yo tengo y que ustedes también podrían tener, al que pueden escapar y pasarla muy bien. Ojalá que ellas también puedan hacer la esgrima parte de su vida como yo. Tengo 30 años y sigo participando en competencias porque es mi pasión.

Como en toda historia, a veces se gana y a veces se pierde. ¿Qué es algo que solo te pueden enseñar las derrotas y no los triunfos?

Que siempre se puede mejorar. Incluso en la victoria, siempre hay cosas que analizar, por eso siempre llevo una cámara de video que me permite examinar mejor lo que ha sucedido en combate. Que hay personas importantes en tu vida que siempre estarán en lo bueno, lo malo y lo peor, y eso te permite valorarlas más. 

Sé que gracias al programa del IPD Vamos con Tokio pudiste prepararte para Tokio 2020. En ese sentido, ¿qué retos crees que aún tenemos como país en cuanto al apoyo estatal a los deportistas? 

Yo creo que falta invertir dinero para la preparación de los atletas. Por ejemplo, para una clasificación olímpica se necesita ir a los campeonatos de clasificación, que son alrededor de doce al año. Si no estoy bien ubicada dentro del ranking mundial, en París 2024 me tocaría competir con una de las mejores esgrimistas en primera instancia, lo cual dificulta avanzar en la competencia. Por ello es importante posicionarse bien dentro del ranking mundial. De hecho invoco a todas las empresas que quieran unirse a esta aventura conmigo porque la inversión es muy grande. Gracias a Vamos con Tokio yo pude prepararme en Europa tres meses para el preolímpico, entonces si pudiera ir más tiempo o asistir a estos campeonatos, se lograrían grandes cosas e incluso podría traer medallas.

Muchas veces cuando se habla de deporte se aprecia las habilidades, la destreza física pero se deja de lado lo demás. ¿Qué tan importante ha sido en esta temporada de preparación y también la de competencia olímpica cuidar tu salud mental?

La salud mental conlleva todo. Si es que vamos bien en la parte física, técnica, táctica, entonces va a haber autoconfianza y un buen trabajo articulado. De hecho en la esgrima es un 80% de parte mental. Si estás mal dentro de un combate, porque puede haber momentos de quiebre, todo se va a la borda. Es bastante importante para mí tomarlo en consideración por lo que cada semana tengo reuniones que me permiten establecer mis objetivos y trabajar en lo que necesite, como la ansiedad, autoconfianza, concentración o estrés.

Foto: El Peruano

En ocasiones las personas emiten críticas con mucha ligereza hacia los deportistas. ¿Qué es algo que te gustaría que las personas y las autoridades sepan acerca de los deportes de alto rendimiento?

Que quienes incursionan en el alto rendimiento tienen el objetivo de trabajar arduamente para traer logros para el país. Muchas veces los medios menosprecian los logros. Yo estoy súper orgullosa de todos los atletas que han representado a Perú, hemos traído bastantes diplomas olímpicos y eso muestra que tenemos mucho potencial y que con más apoyo estos objetivos podrían concretarse en una medalla olímpica. A mí me encantaría a mediano plazo tener un Ministerio del Deporte, algo que nos formalice. Esto, porque el deportista no solo es deportista, uno lo toma como un trabajo. Si tuviéramos un sueldo fijo, el deporte crecería y tendríamos más obligaciones, como aportar a la sociedad y promover el deporte y la salud.

¿Cuáles son tus próximas metas? ¿Vas a seguir preparándote para París 2024 y Los Ángeles 2028?

Hoy por hoy me voy por París. Lo estoy tomando con calma porque si no hay inversión va a suceder lo mismo que en Tokio. Espero no decepcionarme y ojalá haya pronto un programa como Vamos con Tokio no solo para clasificar, sino también lograr un mejor posicionamiento en el ranking mundial. Ahora estoy en el puesto 46, pero cada vez que hay un campeonato y no voy, bajo más, por lo que cuando llego a ir a uno tengo que hacer maravillas. Lo tomo con calma, seguimos entrenando y estoy muy motivada y feliz de contar con el apoyo del IPD en cuanto al PAD y espero que el Comité Olímpico Peruano nos pueda ayudar como en ocasiones anteriores.

¿Cuál es el legado que te gustaría dejar en el deporte peruano?

Que con mucha constancia y amor se puede llegar a la excelencia.

Miluska Lusquiños: “Si no hay ley de identidad de género, no hay democracia”

Miluska Lusquiños: “Si no hay ley de identidad de género, no hay democracia”

Por Zoila Antonio y Melanie Soca. Ilustraciones por Gianella Guibovich, Katt Aguirre y Dana Rugel de Juntas Espacio 

Foto: Archivo de Miluska Lusquiños

Coordinadora Nacional de RedLacTrans en Perú, abogada y activista. Ella es Miluska Lusquiños. En esta entrevista, comenta con preocupación la situación de las mujeres trans durante la pandemia, el origen y desarrollo de la Casa Zuleymi -de la que es fundadora- y, sobre todo, las razones por las que una ley que proteja la identidad de género de hombres y mujeres trans es necesaria en una sociedad democrática como la peuana.

Miluska empieza esta entrevista con el celular en la mano, mientras está conectada a Zoom. Hace un pequeño recorrido por su habitación en Lambayeque y por sus recuerdos. Entre fotos de su pasado, recoge orgullosa el Premio Franco Alemán obtenido el 2019, por su labor en favor de los derechos humanos. También hay espacio para el amor, al mostrar un torito de Pucará, artesanía peruana, que su pareja le ha regalado. En segundos, la ilusión aterriza en la realidad. Llegó la hora de conversar. 

Ilustración: Juntas Espacio

¿Cuál es la situación actual de las personas trans en Perú?

La pandemia ha agudizado la violencia, los crímenes de odio por identidad, y por expresión de género. En el marco de las políticas de ‘pico y género’ dictadas por el gobierno pudimos registrar hasta 17 casos de violencia contra personas trans: violencia que iba desde detenciones arbitrarias, retención de DNI, prohibición de tránsito a supermercados, farmacias y maltrato psicológico. Todo ello, responde a una línea de machismo y transfobia interiorizada dentro de los mismos sistemas que deberían protegernos. A este peligro se suman 5 transfeminicidios ocurridos en el 2020, y 4 en lo que va del 2021. 

¿Qué problemas se han hecho más visibles en la pandemia? 

Durante la cuarentena siguieron matando y violentando a las personas trans. La sobrevivencia de las que están en situación de calle fue dramática, porque no podían salir y la mayoría que están en Lima, Callao y regiones viven de la prostitución. El tema de la crisis alimentaria fue inminente. A ello le sumamos el desabastecimiento de medicamentos retrovirales dentro de los hospitales de atención y respuesta para el VIH/ SIDA. No se recibía tratamiento, no han hecho carga viral.

Hay un problema latente de salud pública: nos falta años luz de inversión no solo económica sino humana. De cómo cualificamos y cuantificamos la vida de las personas. Mujeres trans se fueron a hacer la prueba del descarte de COVID-19 y no se les quisieron hacer con tratos muy denigrantes y excluyentes. Varias murieron sin saber su diagnóstico. 

Ante ello, hicimos eco para que el tema de personas que viven con VIH puedan ser incorporadas en la vacuna, que ya se logró. Hemos incidido ante el gobierno para tener respuestas activas y que la mayor cantidad de personas trans puedan estar vacunadas, porque la constante es que se vive con VIH y la prevalencia es casi del 40% que conoce su diagnóstico. Ante ello, vemos el tema político con estas propuestas políticas que no garantizan derecho y continuidad de estas luchas . Se nos vienen cinco años muy difíciles y complejos.

Ilustración: Juntas Espacio

Al ser una de las principales promotoras ¿Cuál es la situación actual de la Ley de Identidad de género?

En el 2016 se presentó el proyecto y desde entonces se viene trabajando. Fue asignado a dos comisiones: Comisión de la Mujer y Familia y, Comisión de Constitución y Reglamento. La estructura de esto es que las dos comisiones deben opinar a favor o una puede inhibirse y otra estar a favor para que pueda pasar al Pleno del Congreso. 

Logramos hace poco el dictamen favorable de la Comisión de la Mujer y Familia. Estamos en la Comisión de Constitución y Reglamento con perspectivas muy favorables. Ellos tienen especialistas que hablan sobre el tema con mayor claridad. (Sin embargo) consideran que algunas cosas deben ir y otras no. Yo veo que solo quieren dejar el nombre dentro del proyecto, pero si solo dejamos el nombre va a pasar lo mismo que con los que lo cambian a través de procesos judiciales: la discriminación no disminuye, la inserción laboral no cubre porque la violencia sigue estando sobre la población identificada como trans. 

Si no hay identidad de género, como siempre le hemos dicho a los funcionarios públicos, no hay democracia. Sin identidad de género no hay políticas públicas que permitan acceder a una ciudadanía plena. Para nosotras es importante esperar la otra sesión de Comisión de Constitución y Reglamento. Lo que queríamos es que esta comisión se inhiba, pero lamentablemente va a emitir un dictamen, que no creo que sea favorable. En el peor de los casos, ese proyecto antes del 28 de julio puede pasar al archivo.

Actualmente, las dos comisiones están conformadas por los siguientes congresistas:

 Comisión de la Mujer y Familia

  • Mónica Elizabeth Saavedra Ocharán (Acción Popular)
  • Carolina Lizárraga Houghton (Partido Morado)
  • María Martina Gallardo Becerra (Podemos Perú)

 Comisión de Constitución y Reglamento

  • Luis Alberto Valdez Farías (Alianza Para el Progreso)
  • Carlos Alberto Almeri Veramendi (Podemos Perú)
  • Freddy Llaulli Romero (Acción Popular)

¿Por qué es importante esta ley para las mujeres trans?

Es necesaria para poder implementar esta ley dentro de las instancias del Estado. Debe garantizar una educación libre de violencia, para que puedan estar incorporadas al sistema laboral y mejorar condiciones de vida, generar proyectos de vida. Asimismo, no podemos hablar solo de VIH, porque la persona trans también muere de cáncer o de diferentes enfermedades. Hay que hablar de cómo incorporamos la violencia que se ejerce contra la población trans dentro de los lineamientos de atención de los centros de emergencia mujer y cómo deben responder de manera asertiva cuando una persona trans va hacer la denuncia a estos establecimientos. No es solo la aprobación de la Ley de Identidad de Género, sino es toda una línea de incorporación de políticas públicas y respuesta inmediata ante la situación que viven las personas trans en el Perú.

En estas elecciones, el voto para Congreso, municipio, gobierno regional y presidente es el único espacio donde las personas trans hacen ciudadanía. Me parece excelente la iniciativa del Jurado Nacional de Elecciones de destacar el protocolo para salvaguardar la integridad física y psicológica de las personas trans en el contexto de las elecciones. Históricamente, pudimos registrar casos de violencia en las votaciones donde se iba contra la identidad de género de las personas trans. 

Nosotras estamos contentas de haber presentado el proyecto de identidad de género en el 2016 con consulta participativa, donde las organizaciones del interior del país pudieron participar y coincidir en que se tenía que tener una ley de identidad de género. Lamentablemente estos cinco años han sido bastante irregulares políticamente, así como en el marco de los movimientos antigénero. La gente antiderechos ha tratado de bloquear toda postura relacionada con el género, con la penalización y criminalización de la identidad y expresión de género.

 ¿Cuál sería el impacto de esta ley?

Han surgido muchas cosas relacionadas: tenemos el protocolo de atención en Reniec en el marco del plan Perú Libre de Indocumentación Plan Nacional 2017-2021, el informe de la Conacod que recomienda proceso administrativo mientras no se aprueba la Ley de identidad de género, el Informe Defensorial N° 175 que habla sobre la identidad de género y avances importantes como la norma técnica Trans entre el Ministerio de Salud, indica que en los establecimientos de salud las personas trans ser llamadas por su nombre social y las mesas que se han podido instalar en torno a la identidad de género en estas elecciones. Para nosotras han sido logros muy importantes.

“Nosotras hemos venido trabajando bastante y buscando recursos para responder de manera solidaria. Es necesario que el gobierno también nos ayude, sea colaborativo y participativo no solo en el discurso. Los ministerios sacan sus flyers para decir Día del Orgullo y las empresas se pintan de colores, pero no vemos nada real que mejore las condiciones de vida, solo en el mundo virtual”

trans mujeres derechos igualdad
Ilustración: Juntas Espacio

Eres la fundadora de la Casa Trans Zuleymi ¿Cómo ha sido el proceso para gestionarla en todos estos años?

La Casa Trans Zuleymi es un desafío que hasta hoy sigue resistiendo para sobrevivir, nunca tuvo ni un solo sol de apoyo. Se autogestiona en un espacio donde habitaba en Surquillo, surgió así. Logramos conseguir las computadoras de donativos, algunas cosas que pudimos comprar con remanentes de proyectos que teníamos y se logró hacer el espacio. Hasta hoy seguimos buscando la sostenibilidad.

Lo que sí nos pone contentas es que en otras ciudades se hizo la réplica de casa trans. Compañeras que desde su casa, cocina o salita están articulando y lo llaman casa. Eso es bueno. Destacar que son espacios autogestionados que nacen desde la base comunitaria y que son para la base comunitaria.

La casa trans es un espacio donde pueden llegar y recibir condones, lubricantes, alguna información y ahora alimentos no perecibles que pueden recogerlos. Esperamos que para este 2022 estén todas vacunadas y en enero poder abrir, porque tenemos muchos sueños y compromisos pendientes en torno a la respuesta de este espacio.

Estamos preparando un plan con talleres de autocuidado, de seguridad digital y seguir con las pruebas rápidas de descarte y diagnóstico. Estamos trabajando para incluir lineamientos contra la COVID-19 y seguir con la asistencia alimentaria. Quisiéramos dar más, pero no podemos. Nosotras hemos venido trabajando bastante y buscando recursos para responder de manera solidaria. Es necesario que el gobierno también nos ayude, sea colaborativo y participativo no solo en el discurso. Los ministerios sacan sus flyers para decir Día del Orgullo y las empresas se pintan de colores, pero no vemos nada real que mejore las condiciones de vida, sólo en el mundo virtual.

“Cada vez que voy al interior del país, me encuentro con muchas Zuleymi, tratando de sobrevivir esta puta vida inesperada que les tocó vivir. Niñas de once o doce años atendiendo bares, teniendo sexo sin condón y sin mirar qué hay más adelante. La vez pasada conversaba con una chica de doce años en Punchana. Le digo ‘Debes usar condón’. Ella me dice ‘Pero para qué madre, de algo tengo que morir’”

¿Cuáles son las respuestas solidarias que se manejan en la Casa Trans Zuleymi?

Se ha pagado alquileres a 620 mujeres trans de Lima y Callao desde que comenzó la pandemia previa evaluación, si es que lo necesitan. Se hace una transferencia bancaria. De ahí la compañera envía la foto, muchas desaparecieron, nos bloquearon de WhatsApp, otras sí…pasó de todo.

Sin embargo, hay que entender que son condiciones de sobrevivencia. Si a una persona le diera 100 soles, puede estar en alcohol, drogas, dependencia emocional…te hablo del ‘Caficho’ (proxeneta) o marido de turno. Si reciben 100 o 150 soles, lo primero que hacen es salir del mundo del dolor a través de las drogas y el alcohol. Es algo que inhibe todo ese dolor que el sistema nos ha interpuesto. Nosotras interpretamos así esa no respuesta después de entregar el recurso. Esperamos en algún momento que la situación cambie, que ellas entiendan que son muy valiosas para nosotras y para el feminismo. Lo poco que podemos hacer lo hacemos de todo corazón. 

trans mujeres derechos
Foto: Agencia Presentes

¿Por qué Zuleymi?

Zuleymi fue una niña trans que fue asesinada en Trujillo. Cuando decidimos abrir este espacio, vimos que ella representa a todas las personas trans, y el constructo de violencia que viven en el Perú. A muy temprana edad tienen que hacer prostitución para comer, salen de casa empujadas por la violencia familiar o por la violencia social dejan escuelas con sus sueños truncados. El primer sueño de las niñas y adolescentes trans es reafirmar su identidad de género a través de feminizaciones corporales que muchas veces les cuesta la vida. Zuleymi nos representa, por lo que decidimos que esta casa, que significa lucha y resistencia, debería llamarse así. 

Cada vez que voy al interior del país, me encuentro con muchas Zuleymi, tratando de sobrevivir esta puta vida inesperada que les tocó vivir. Niñas de once o doce años atendiendo bares, teniendo sexo sin condón y sin mirar qué hay más adelante. La vez pasada conversaba con una chica de doce años en Punchana. Le digo ‘Debes usar condón’. Ella me dice ‘Pero para qué madre, de algo tengo que morir’. Esa es la visión que tienen la mayoría de compañeras al ver un Estado silencioso, que las sigue violentando y que las deja morir en esa habitación de tres por dos metros cuadrados del Centro de Lima.

La lucha del movimiento trans va más allá de tener un DNI: es tener políticas públicas, que tengamos mejores condiciones de vida, que nos dejen de matar, de violentar, que las niñas y adolescentes lleguen de regiones a Lima con condiciones favorables. Hay que comenzar a mirar a la población trans no como voluntariado para que se haga la prueba de VIH y su diagnóstico de descarte, sino como una población que necesita movilizar recursos para que sus organizaciones de base sigan funcionando y dando los servicios de acompañamiento que el Estado no puede dar. 

***

Al ya estar a puertas de finalizar este mes del orgullo, no debemos olvidar que el movimiento LGBTIQ+ fue iniciado e impulsado por mujeres trans. Esta entrevista va dedicada a todas aquellas que resistieron y continúan haciéndolo.

la antígona

Periodismo en Femenino

Suscríbete a nuestro Newsletter Mensual